Buscar en el blog

Tamaño de letra: 10 12 14 16 18 20

miércoles, 17 de diciembre de 2014

#CanonAEDE y #GoogleNews: ¿sólo un problema de tecnología y dinero?

Desde ayer Google News no ofrece su servicio de agregación de noticias de diarios españoles. El motivo que la empresa americana alega es su incapacidad para hacer frente al llamado canon AEDE o tasa Google, aplicado en este caso de artículos de la prensa escrita como resultado de una modificación de la ley derecho de la propiedad intelectual española.
Por medio de este canon, Google News y otros agregadores de noticias, obligatoriamente, deberían pagar un cantidad por mostrar títulos, primeras líneas del texto e imágenes de noticias relacionadas con la actualidad informativa. Para entender en qué momento nos encontramos, es necesario saber cómo funcionaba Google News:
Portada de Google News, imagen capturada 11 de diciembre de 2014
Como se aprecia en la imagen, Google News permitía a cualquier usuario acceder al resumen de información  de actualidad de un conjunto de periódicos nacionales e internacionales. El lector podía personalizar algunas opciones, seleccionando áreas de interés, ámbito geográfico y modo de presentación.
Por otro lado, ser indexado por Google News era opcional. Esto es, sólo los diarios que voluntariamente se daban de alta en el servicio, mostraban sus noticias. En cualquier caso, para acceder a la información completa, se enlazaba a la fuente original.
Esta confrontación entre editores y Google no es nueva y ha sido objeto de polémica en otros países, como Francia, Alemania, Brasil y Bélgica, tal como se indicaba hace unos días en xataca.com. Sin embargo, España es el primer país que queda sin servicio.
Dejando para otra discusión las ganancias de Google por esta actividad, el impago de unos impuestos adecuados (al que no se ha puesto remedio) y el tráfico generado hacia los diarios, lo cierto es que los periódicos que forman AEDE, siguen la estela de muchas editoriales de libros: perpetuar un sistema tradicional que lastra el derecho de acceso a la información y perjudica a los usuarios.
Se dice en la última modificación de la Ley de Propiedad Intelectual que "el desarrollo de las nuevas tecnologías digitales de la información y de las redes informáticas descentralizadas han tenido un impacto extraordinario sobre los derechos de propiedad intelectual". Y es cierto, nadie debería sorprenderse de la reacción de oposición de muchas empresas a esta innovación, ya que supone un cambio de reglas que les hace perder el control del negocio.
Conviene recordar, por tanto, algunas cuestiones:

La Marea, una opción periodista en el ámbito español
  • Como ocurre con los libros, mostrar un título y unas líneas (a modo de resumen) es necesario como punto de acceso al contenido original para captar la atención del lector. Ello no implica, creo, pasar por encima de unos derechos de propiedad intelectual. Llevado al absurdo, sería exigir un pago a los libreros por mostrar los resúmenes de los libros que venden;
  • Internet está modificando las opciones de acceso a la información para todos. En el caso de los diarios impresos, nunca antes existieron tantos canales de distribución de noticias: páginas de  periódicos, buscadores (no todo es Google), redes sociales, quioscos digitales y agregadores de noticias. Muchos de los periódicos con tradición impresa demoraron la adaptación al mundo digital, que cambia rápidamente. Reunir a todas las partes implicadas (periódicos, servicios de noticias, documentalistas, PERIODISTAS, y LECTORES) para definir las condiciones del juego quizá hubiera sido más productivo y realista. En una publicación en la que actualmente estamos trabajando, sobre web 2.0. en diarios internacionales, se apunta a cierta falta de adaptación a esta nueva realidad tecnológica y social;
  • Acabar con las prácticas monopolísticas y de lobby debe ser un objetivo de todos los gobiernos, por la situación de dependencia que genera, más en usuarios que en las empresas. El pez más grande (Google) empezaba a devorar a los que han sido los únicos reyes del mambo por mucho tiempo (grandes grupos mediáticos). ¿Quiénes han perdido más? Los lectores finales;
  • Los derechos de propiedad intelectual no son realistas ni justos. A estas alturas nadie duda de la obligación de pagar por el trabajo hecho. Eso lo defendemos todos los trabajadores. Ahora bien, ¿qué cantidad?, ¿cuántas veces? (4, en el caso de las bibliotecas), ¿en qué situaciones? ¿a quién? ¿No será que sobran intermediarios? ¿No será que el dinero no se distribuye adecuadamente en la cadena de producción de la información? 
En definitiva, el escenario mediático nacional e internacional aún está por definir. Los últimos años han sido caóticos y desastrosos, sobre todo para los profesionales de la información. Si en la "época de bonanza" surgieron muchos diarios, con esta "crisis", documentalistas y periodistas han sido despedidos como forma de reducir los costes fijos en las empresas. Esto ha dado lugar a una especie de tabloide uniforme, donde se repite una y otra vez la misma información, la difundida por las agencias de prensa y sectores de interés. En este estado, ¿a quién le interesa comprar (en línea o en papel) estos periódicos? Mientras, surgen otras iniciativas a nivel nacional, como La Marea o eldiario.es, con información original, contrastada y de interés. Como señalaba Díaz Nosty, no es sólo una crisis por el desarrollo tecnológico, es también una falta de credibilidad y fiabilidad. Con el cierre de Google News, no parece que se vaya a solucionar este problema

ENLACES CONSULTADOS:

2 comentarios:

ana reviejo gómez dijo...

Gracias por tan completo análisis de causas y panorama. En cuanto a las repercusiones, han sido inmediatas y van creciendo. Uno de los más activos en criticar la posición del gobierno es el diario 20 minutos, que ha abierto una sección exclusiva para la noticia "Google News". Una de sus últimas informaciones al respecto: http://www.20minutos.es/noticia/2326789/0/medios-espanoles/pierden-15-trafico/google-news/

Jojo Alguazas dijo...

Gracias Ana por el comentario. Sí que he visto en algunos sitios que se ha calculado una pérdida de tráfico medio de entre 10 y 15%. Alguien tendrá que replantear la situación, ¡digo yo!